PRECURSORES DE LA CONEXIÓN ALIMENTACIÓN Y SALUD. Crema Budwig en honor a la Dra. Catherine Kousmine.  

Dra.Catherine Kousmine 

Hola Amigos, una vez al mes compartiré con ustedes la biografía de alguna renombrada mujer u hombre que haya contribuido a crear más consciencia y claridad respecto de la relación alimento=salud. En esta ocasión es la historia de Catherine Kousmine, una mujer luchadora que creyó en sí misma y en sus descubrimientos pese a la oposición que encontró en su camino. 

Catherine fue una de las primeras investigadoras en trabajar en la influencia de los alimentos en la salud y, más concretamente, en los tratamientos médicos. La relación entre salud y alimentación puede parecernos obvia en nuestra sociedad actual: estamos constantemente expuestos a mensajes de salud pública que nos instan a cuidar nuestro cuerpo mediante la actividad física y a adoptar hábitos alimenticios saludables, algunos los seguimos. Pero no siempre hemos tenido conocimiento de tal vínculo, o al menos no con tal grado de precisión. Además, esto concierne al conocimiento del público en general de la relación entre salud y comida: el vínculo mucho más preciso y complejo entre medicina y comida tiene un perfil público más bajo, simplemente porque la medicina como área de especialización deja el tema de la nutrición médica a investigadores profesionales , doctores y otros capacitados para tal efecto. Pero hay figuras que han explorado este tema y lo han presentado al público en general desde comienzos de siglos, ellos y ellas son los verdaderos precursores de una nueva forma de vivir y muchas veces han sido silenciados por el statu quo. 

Catherine Kousmine nació en Rusia en 1904 en una familia acomodada. En 1918, la Revolución Rusa los forzó al exilio, y se mudaron a su casa de vacaciones en Suiza. 

Catherine asistió a la escuela en Lausana y luego se especializó en medicina y pediatría. Después de haber perdido dos pacientes jóvenes por cáncer, comenzó a investigar el vínculo entre la enfermedad y la comida ... casi por accidente. Ella dijo que estaba examinando ratones cancerosos y que, para ahorrar dinero, alternaba la comida que les daba; un día recibieron pan, leche, zanahorias, cerveza, etc. y los otros días, píldoras nutricionales, como generalmente se administran en los laboratorios, al hacer esto se fue convenciendo que algunas enfermedades que se consideraban incurables podían combatirse con una dieta complementaria saludable que proporcione los elementos requeridos por el cuerpo. 

La crema Budwig, que es su versión de cereales muesli y un abundante y refrescante desayuno, es uno de sus grandes aportes. La crema Budwig se compone típicamente de jugo de limón fresco, una mezcla de granos / nueces / semillas (mijo, semillas de lino, semillas de sésamo, almendras), un plátano maduro, aceite vegetal, yogur y cualquier otra fruta. 

Este desayuno nació durante la guerra, la Dra. Kousmine observó que el precio de la mayoría de los alimentos había aumentado, excepto el del aceite. Intrigada, trató de descubrir por qué. Durante su visita a las fábricas, descubrió que los métodos de extracción empleados para producir aceites habían sido modificados con el objeto de aumentar el rendimiento de una misma cantidad de grano, así pues se permitió a las industrias llevar a cabo la extracción después de un proceso de calentamiento. Al compararlo con los procesos de extracción de aceite que ella había observado a principios de siglo, la Dra. Kousmine vio este sistema como un fracaso épico. Por lo tanto, optó por estudiar el impacto de este proceso de calentamiento y descubrió que al calentar el aceite disminuía la presencia de grasas esenciales dentro de él y que su consumo alteraba negativamente el sello de las membranas de las células intestinales, lo que aumentaba la permeabilidad. Cuando los intestinos permiten que los agentes infecciosos entren al cuerpo, el hígado debe recibirlos y destruirlos. 

Como solución, la Dra.Kousmine propuso aumentar la resistencia de las membranas celulares intestinales, ya que constituyen la primera línea de defensa en el cuerpo humano. Luego fue en busca de productores de aceites que se apegaran a los métodos tradicionales, y se comprometió a difundir el mensaje de cómo los aceites vegetales transformados perjudiciales (es decir, margarinas) eran para la salud, alegando que eran artificiales e incluso peligrosos. 

Luego se dispuso a modificar el famoso desayuno suizo "muesli" y lo adaptó según sus hallazgos científicos en el campo de la nutrición. Ella lo llamó la crema "Budwig" en honor a Johanna Budwig, una farmacéutica que también había trabajado extensamente en aceites y margarinas. 

Respecto de los aceites de calentados y su transformación, los alimentos fritos y la margarina son desencadenantes conocidos del síndrome del intestino irritable o permeable. Pueden causar que el colon se contraiga de forma violenta e ineficiente, lo que puede provocar dolor abdominal y diarrea. Por ejemplo, la margarina se obtiene por calentamiento e hidrogenación parcial (adición de moléculas de hidrógeno) de canola y aceite de soja y puede provocar malestar digestivo y en el largo plazo patologías graves. Por otra parte, los aceites que se utilizan para hacer margarina son altos en omega-6, que es una grasa proinflamatoria. Un creciente cuerpo de evidencia está sugiriendo que el consumo excesivo de omega-6 requiere atención, ya que puede estar relacionado con enfermedades del corazón, cáncer, asma, inflamación, depresión y otras dolencias. Si tiene síndrome de intestino irritable, e incluso si no lo hace, le recomiendo evitar la margarina y evitar calentar los aceites que no toleran bien el calor. Los aceites de Coco, el Ghee (llamada mantequilla clarificada) son los mejores para cocinar a fuego alto ya que tienen puntos de combustión más altos (puntos en los que el aceite comienza a descomponerse, arde y echa humo). 

Sin más preámbulos, te doy esta receta para Crema Budwig en honor a la Dra. Catherine Kousmine. 

Crema Budwig 

Ingredientes: 

Mezcla de crema Budwig (mijo, linaza, semillas de sésamo, semillas de girasol y almendras) 

2 cucharaditas aceite de oliva 

4 cucharaditas yogur orgánico natural 

1/2 limón, jugo 

Miel, al gusto 

1 plátano maduro 

1 fruta de tu elección (utilicé un melocotón) 

Instrucciones: 

Moler 4 cucharaditas. de la mezcla de crema Budwig. 

En un tazón pequeño, mezcle la mezcla de crema de Budwig molido, el aceite de oliva, el yogur, el limón, el plátano y la fruta (por ejemplo, 1 durazno). 

Disfrútelo en el desayuno o como un refrigerio sustancioso. 

En su momento, los hallazgos de Kousmine fueron criticados por la falta de rigor científico, especialmente en los métodos de prueba utilizados. Ella siempre afirmó que sus conclusiones se basaban en una experiencia consistente y que sus recomendaciones arrojaron resultados, pero nunca fue reconocida por la comunidad científica. Al día de hoy se han confirmado científicamente muchos de sus hallazgos. A pesar de esto, hoy en día es más reconocida, especialmente a través de sus libros: Soyez bien dans votre Assiette jusqu'à 80 ans et plus ("Coma bien y esté bien hasta los 80 y más allá"), La Sclérose en Plaque est Guérissable ("La Esclerosis Multiple es curable ") Sauvez votre Corps (" Salva tu cuerpo "). 

Ella murió en Suiza en 1992, y las personas que la conocieron y trabajaron con ella decidieron continuar su trabajo a través de una Fundación que se comprometió a enseñar su método en todo el mundo. 

Fuente: Down to Earth, Conscious Nikki, www.kousmine.ch 

 

A nuestra Salud! 

 

Shaida Vera Bilbao 

Nutricionista Holística 

www.vidaymeditacion.com 

www.centroactivo.cl 

Facebook Nutrición Activa Salud 

Y Vida en Equilibrio

 

Dejar un comentario

Agregar comentario