NUEVOS COMIENZOS. Resoluciones desde un Cuerpo Saludable. 

Feliz Nuevo Año a cada uno de ustedes! 

Henos aquí nuevamente comenzando otro año, aaaah los años, los meses, los días, las horas y cada segundo que pasan cuentan para darnos una idea de nuestros ritmos internos y externos y también para observan cuánto nos hemos movido, cuánta energía tenemos y qué quisiéramos transformar en esta nueva vuelta. Si has decidido enfocarte en tu salud general, nutrición cuerpo y alma o cualquier otro aspecto de tu vida que tenga que ver con un buen pasar por esta tierra nuestra, te dejo aquí algunas guías que pueden satisfacer tu curiosidad hacia una vida en equilibrio de aquí para adelante: 

Procura no presionarte al querer realizar cambios bruscos en tu forma de vida, nada ocurre de un día para otro. El cambio duradero proviene de hacer muchos cambios pequeños que son fáciles y apenas perceptibles. 

Cuando trabajes, baja la música. Escúchala a aproximadamente el 60% del volumen máximo porque los estudios demuestran que exponerse constantemente a sonidos de más de 100 decibelios puede afectar permanentemente tu audición. Deja la música bajita de manera que tu sistema la integre suavemente como un fluir natural de los sonidos externos. 

Toma una aspirina para bebés todos los días. Una aspirina para bebés (81 mg) tomada diariamente durante diez años puede reducir tu riesgo de cáncer de estómago en un 30%, cáncer de colon en un 35% y cáncer de esófago en un 30% 

Toma probióticos todos los días. Elije alimentos como yogures que contengan lactobacillus rhamnosus GG y Bifidobacterium animalis lactis BB12 o toma suplementos. Ayudan con la digestión y también aumentan tu inmunidad. El kéfir lo podemos preparar en casa, los cultivos se regalan y hoy en día se han vuelto muy populares, en Facebook suele haber gente que los ofrece. 

Tómate tu tiempo para ir al baño. Si no eliminas las heces a diario, pueden secarse, tapando tu sistema y causando estreñimiento. Agua hace la diferencia. Apunta a 1,5 lts diarios, más en verano. 

Agrega un poco de aceite de coco a tu café. Una cucharada de aceite de coco puede estabilizar tus niveles de azúcar en la sangre durante el día, lo que significa que experimentarás menos altos y bajos en tus niveles de energía. 

Cada vez que puedas, responde los correos de tu compañero de trabajo en persona. Es una opción mucho más amigable, y te obliga a levantarte y caminar. Debes moverte al menos una vez por hora si trabajas en un escritorio, el sedentarismo va asociado a muchos trastornos que se complican sólo por falta de movimiento. 

Cubre tu ensalada con salmón, ojalá orgánico. Cuando comes omega 3 dos veces por semana, fortaleces el sistema cardiovascular, agudizas la atención y asertividad y ayudas a tu cuerpo a movilizar tejido adiposo. 

Acostumbra a bostezar después de un buen almuerzo. Se dice que un buen bostezo puede ayudar a refrescar tu cerebro, lo que mejorará tu rendimiento y nivel de alerta. 

Sonríe más seguido. Siéntate derecho en tu silla. Es mejor para el cuello y la espalda y puede ser un refuerzo del estado de ánimo. Cuando te mueves a una postura correcta, aumentan tus niveles de dopamina y serotonina mientras reduces el cortisol, la hormona del estrés. Sino tienes ganas de sonreir, fíngelo por un rato, este sólo hecho te hará reir. 

Masajea tu rostro. Un auto masaje de 30 segundos puede eliminar un dolor de cabeza por tensión. Presiona y encuentra dónde están los puntos sensibles en tu frente o cuero cabelludo y usa tu pulgar y nudillos en un movimiento circular para frotarlos. 

Unos pocos pequeños cambios a lo largo del tiempo pueden sumar cambios significativos y notorios en el largo plazo. Trata de incorporar un nuevo hábito saludable cada día y ya verás dónde estarás dentro de un año. 

 

A nuestra Salud! 

 

Shaida Vera Bilbao 

Nutricionista Holística 

www.vidaymeditacion.com 

www.centroactivo.cl 

Facebook Nutrición Activa Salud y Vida en Equilibrio

 

Dejar un comentario

Agregar comentario