Mujeres que vibran con las flores .

Gabriela Riveros Escobar 

El día que te vi por primera vez fue el mismo que llegué a ti para aprender el uso y la raíz de tu creación Almascencia Cel. Sentada entre tantas otras mujeres dispuestas a escuchar tu experiencia creativa, me encontré frente a una mujer que iba mucho más allá de alguien que había creado un sistema de medicina vibracional; estaba frente a una alquimizadora total. Tu relato, tu experiencia, el poder contactar con todo lo que te llevó a crear este hermosísimo sistema me tocó el corazón profundamente y hoy veo que esa alquimia llega a las personas que vienen a mi consulta. Todo esto lo agradezco con todo mi cariño. Gracias Gabriela por ser tan inspiradora y generosa. Esto lo escribo con cariño para ti. 

Gabriela es la directora de Sendero del Alma, escuela que forma por todo Chile a terapeutas florales en distintos sistemas y bajo una visión profundamente respetuosa con las enseñanzas del Doctor Bach, pero innovando a cada momento con medicinas vibracionales como el sistema Almascencias Cel, un sistema de esencias en gotas que contiene bases cuánticas de neurotransmisores, flores y hormonas que armonizan la química cerebral de bebés, niños, mujeres, adultos y ancianos. 

Gabriela es matrona de profesión, lo cual se hace sentir en sus creaciones, pues tiene muy en cuenta las problemáticas cotidianas de las mujeres gestantes y puérperas, dándole énfasis a estos momentos en la vida de la mujer, de los que poco se comparte y charla. Para mí, conocer el trabajo de Gabriela fue una gran apertura para mi terapia floral, pues tener la posibilidad de tomar Oxitocina cuántica (Lazos de Amor) o T3 y T4 (La Danza de la voz)  era darle lugar al bienestar hormonal de la mujer y trabajarlo desde la suavidad y sutileza de los vibracional. 

Quiero que tú, querida lectora, puedas sentir tener una pincelada más cercana del trabajo que hace esta maravillosa alquimista, así que tomo prestado un fragmento de la entrevista que le hicieron a Gabriela para su página web: 

“Preparo un agua con el neurotransmisor específico. A ello le agrego frecuencia de energías de flores y gemas que emulan el accionar del neurotransmisor. A esta agua le introduzco la frecuencia vibracional del glifo de la fórmula química del neurotransmisor, que ha sido tallado en cuarzo blanco. En un momento preciso, en condiciones lunares óptimas, realizo la consagración del preparado, oportunidad en la que pido a los elementales que habitan los reinos de los cuatro elementos que intercedan para consolidar el propósito mayor de este preparado. Luego, le otorgo mi bendición para que vaya a cumplir la función específica que tiene como misión. Esta alquimia la realizo en los jardines de los Sendero del Alma de Chillán.” En este fragmento se puede palpar y sentir la magia con la que ella trabaja, teniendo en cuenta a la luna, los elementales de cada reino, la bendición de su corazón y la firme intención de servir y apoyar a las personas. 

Me quedo corta con todo lo que podría escribir y expresar acerca del trabajo de Gabriela, pero te invito a ti a que la conozcas, experimentes con sus preparados o caldos, como ella los llama, y te permitas sentir la bendición de una medicina que nace del corazón. 

Honrando el trabajo de Gabriela, te dejo acá el link de su página para que puedas dar un vistazo detallado de toda la maravilla que está mujer ha puesto en movimiento. 

http://www.senderodelalma.cl/index.html 

¡Floreciendo me lleno de vida! 

Melisa Vargas Ojeda 

www.facebook.com/mimareadevenus 

mimareadevenus@gmail.com

Foto de www.senderodelalma.cl

 

Dejar un comentario

Agregar comentario