Luna llena. Ovulación. 

La ovulación es el periodo donde el estrógeno llega a su pico estimulando  la subida la hormona leteunizante o HL, la cual provoca la liberación del óvulo tras provocar la ruptura del folículo. Tras la liberación del óvulo este comienza su camino por la trompa de Falopio hacia el útero, mientras tanto el endometrio sigue engrosándose en caso de que el huevo se fecunde y deba recibirlo para anidarlo a su llegada al útero. 

El descenso del óvulo hasta el útero dura unos tres días, se dice que el óvulo solo puede ser fecundado en veinticuatro horas, pero mientras el óvulo esté en su descenso siguen existiendo posibilidades de embarazo por lo cual es adecuado usar anticonceptivos también durante las próximas setenta y dos horas en caso de no querer concebir un bebé 

En esta etapa también influyen los ovarios como glándulas, o sea que como chakras también al igual que en la fase pre ovulatoria, los mismos factores anteriores pueden inhibir la ovulación o relentecer el proceso haciéndola muy dolorosa, muchas mujeres manifiestan más dolor en la ovulación que en la menstruación, al igual que más inflamación y distención de mamas que en la menstruación. Esto por el aumento de hormonas, pero también desde la visión de la medicina china esto tiene que ver con emociones de rabia y frustración no manifestadas que bloquean el meridiano de hígado y  hacen que se genere dolor en su recorrido interno que conecta con senos. Lo mismo puede ser dado por un alto nivel de toxicidad en sangre. La cual es administrada por el hígado también. 

Es un momento de gran expansión y exaltación la energía se encuentra pletórica, la mente y el cuerpo ardientes y a su vez conectados con el amor y el disfrute, es un momento en el cual es fácil conectarnos con otros y generar vínculos, pues sobre todo físicamente es a través del vínculo con otros que la capacidad de ser madre es real. A nivel energético es el momento óptimo de la siembra. Según el ciclo lunar en la luna llena las mareas crecen el agua y nosotras somos agua, aumenta su fuerza y se crean mareas impetuosas, en estas mareas impetuosas y el vaivén de los cuerpos es como la vida se siembra en nuestros cuerpos. 

Psíquicamente es un momento en que nuestras energías internas se encuentran armonizadas, el femenino y el masculino dentro nuestro están en igualdad por eso es el momento ideal así no se tenga pareja para concebir y preñarnos de proyectos y de nuestras propias energías. Siempre para que la energía femenina pueda florecer necesita de la energía masculina y en este momento el cuerpo la tiene en armonía. 

Este momento simboliza la energía máxima Yang es el Yang de Yang, el momento más cálido del verano, estación correspondiente al elemento fuego. El fuego es el gobernante de la energía del corazón y el corazón el gobernador de la sangre, la sangre en los humanos es como la savia  en  las plantas por eso en este momento la sangre se encuentra circulando con fuerza en todo el cuerpo llegando a todas las extremidades, y la cabeza en igual proporción así como la savia en este momento se encuentra en las ramas, los frutos y las flores. Es por eso que la mujer durante la ovulación tiene la tez más brillante, está más bella y tiene la libido más alta puesto que también hay mayor irrigación de sangre también en la vulva y la vagina. 

El órgano del fuego es el corazón y este controla la alegría y el gozo este es el momento del mes con el que las mujeres estamos más conectadas con nuestra capacidad de reír, de disfrutar, celebrar y de comunicarnos con los demás. El corazón se abre en la boca y controla el habla desde la visión de la medicina china por lo cual este es el periodo ideal para tener conversaciones pendientes, hacer peticiones, exponer sus ideas o declarar su amor. 

La energía psíquica de la mujer en esta etapa tiene dos  fuerzas primordiales la de la madre y la fuerza sexual y sensual. Estas dos energías se fusionan en el arquetipo de la diosa Parvati, madre de Ganesha y  diosa consorte de Shiva, deidad primordial del tantra. Esta diosa tiene la capacidad de utilizar el fuego tanto para calentar y tener una sexualidad vívida, como para hacerlo en una comunicación profunda desde el amor, el fuego de la sexualidad es la misma llama que asciende a nuestro corazón y que despierta nuestra conciencia. 

Una energía va de la mano de la otra, pues si como mujeres solo nos podemos relacionar con la energía del corazón y el fuego no asciende desde nuestros genitales la vida no podrá ser engendrada. Y si únicamente se conecta la mujer con el deseo y la pasión alejándose del amor y la cualidad amorosa de la madre, la vida también difícilmente se manifestara en esta mujer y de hacerlo así los frutos de su sexualidad no serán frutos de amor y conciencia si no solo del deseo y el  ego. 

Es por esto mismo que en los procesos de Respiración ovárica, Alquimia femenina hacemos gran énfasis en aprender a ver con los ojos del alma y sentir en el corazón aquello que realmente anhelamos y a lo que queremos dirigir nuestra energía sexual, que es aquello que realmente vale la pena sembrar dentro de nuestro útero y empollar para darle vida. El momento de la ovulación es un fuerte momento de implantación energética. Es un momento donde la mujer está totalmente conectada con la capacidad de crear y manifestar, es decir el poder femenino está en su máxima expresión, todo lo que una mujer cree se crea, por eso es de especial cuidado todo aquello con lo que nos conectemos durante este etapa, aquello que pensemos, deseemos y hablemos puede ser y suceder. 

Por eso es importante para nosotras recordar que hay que pensar bonito y hablar bonito para crear bonito. 

Esto llevado a la práctica sexual es lo mismo, ya que en este momento la mujer se encuentra absolutamente receptiva es muy importante la manera en que se relaciona y es penetrada por su hombre. Todo aquello que entre a ella durante este periodo a través de sus oídos, ojos, nariz, boca y piel pasará a ser parte de su realidad con mayor fuerza y contundencia que el resto del mes. 

De igual manera al ser el momento en el cual se encuentra intrínseca la capacidad de ser madre es importante que la mujer se conecte con ella y la realidad de su anhelo para no ir a engendrar un hijo si es que así no lo desea realmente.

Sajeeva Hurtado. 

Dejar un comentario

Agregar comentario