Lo profundo de las relaciones humanas. (Intro)

Los mensajes de la realidad inconsciente. 

Lo profundo de las relaciones humanas. 

Las relaciones son la expresión y reflejo de nuestro ser humano y su viaje, es así como el tarot, con los siguientes tres arquetipos: La emperatriz, El emperador y El Hierofante, nos muestra que transitamos en nuestra evolución un proceso pre-personal, algo así como antes del fortalecimiento profundo de nuestro ego, y que será los vínculos sutiles “desde donde” se gestaran y colocaran en orden, nuestras formas de relacionarnos. En este punto me es importante señalar que los arquetipos nos facilitaran comunicación si nos aproximamos por capas, y no solo definiéndolos como “esto es”, un arquetipo del tarot. Cada arquetipo de tarot es multidimensional y basto para simbolizarnos, y por lo tanto explicarnos un tema de la creación del ser humano y su existencia. ¿Que serían estas capas? 1) Lo denso ó la realización personal, 2) el intermedio personal, y 3) lo sutil ó pre-personal. Siendo a su vez cada una de estas capas desfragmentadas por las mismas tres, es decir, al arquetipo del Loco: tendrá, densidad, intermedio y sutilidad, y lo encontramos en la capa sutil o pre-personal. Es este entendimiento nos guíaremos a comprender el paso a través de tres arquetipos definidores de lo sutil: La Emperatriz, El Emperador y El Hierofante. 

Adentrados en este lente para comprenderlos, navegaremos por este grupo de tres arquetipos, para comenzar a familiarizarnos. 

Adentrarnos en estos dos arquetipos como complementos es atisbar a comprender la danza del femenino y el masculino. Y aclaro con definirlo como atisbo, porque el tarot siempre será: LA VENTANA A UN CAMINO, UN TRAZO, SOLO CAMINANDOLO SE DEVELARA SU VERDADERO SENTIDO, Y ESO SERA UN MISTERIO EN CADA SER HUMANO, TANTO COMO UNA SIMILITUD ANTE OTRO. 

En origen ambos son fuerzas compasivas, sin embargo son expresión distinta de este tema, ella será la expresión de la compasión receptiva y el de la dadora, respetando que la primera se vincula desde la imaginación, el placer, la fertilidad y la gestación y el segundo desde el orden, la concreción y la razón. Ambos serán entonces. Nuestra capacidad de armonizarnos en el proceso creativo de integrar lo femenino con el masculino y viceversa, para la vivencia del infinito, es decir, consciencia de que lo imaginado es lo que se concreta. Nos muestran entonces también el origen de la congruencia entre lo que pienso, siento, digo y acciono. 

intermedio y en simbolismo el emperador está en la carta asentado informalmente en tierra, en el campo de la acción, indicándonos que en lugar de actuar, como un Dios, desde atrás de la escena (inconsciente), es un guía práctico que conecta abierta e íntimamente con la humanidad y sus actividades, es por eso que lleva su casco, para mantener esa idea, el muestra el lado izquierdo de su rostro, recordándonos que el muestra su inconsciencia, y que es solo así, ante esa vulnerabilidad, que podemos sostener autoridad y logro en nuestras relaciones, reconociendo lo inesperado o dormido de nosotros como parte de nuestra naturaleza total. En contraste ella muestra rasgos más sutiles, sin desvanecer la contundencia de su entrega al estar sentada expresando plenitud y comodidad. En muchas expresiones de este arquetipo, se simboliza como mujeres entregadas a expresar su placer y seguridad plenamente. Es la imaginación clara y consciente de la receptividad y la espera de los frutos. Todo sucede en su tiempo de completar la congruencia armónica para la evolución. Lo paradójico de esto es que entre estos dos arquetipos descubriremos los patrones de nuestra desarmonía para crear, ya que si mi imaginación profunda es receptiva a lo que resisto, concretare lo que resisto mas no lo que creo que sería más acorde a mi intento de vivir. es por esto que en estos dos arquetipos están guardados las claves para organizar y purificar, el acercarnos a las formas más puras de lo que deseamos como viaje del alma experimenta en esta existencia. Y es a través de comprender su profundidad para adentrarnos al linaje femenino y masculino, de madre y padre. Encontraremos las señales de lo que limita o acciona una vida más congruente, integrada y expansiva. 

Si observamos esto en lo cotidiano, o lo denso seria esa proceso que ha sido la transición del matriarcado al patriarcado, siempre difícil, abandonar el mundo maternal y protector para afrontar sus responsabilidades, más consciente e individual, durante esta fase, es necesario EXPERIMENTARSE A SI MISMO, para despertar la danza o la integración más atenta y al mismo tiempo libre de crear realidad que se desea. Esto lo podemos observar cuando el Emperador se experimenta desde su capacidad de ordenar respetando la naturaleza o forma natural de un sistema o de algo, ya que trasciende al padre personal y las ideas sociales, y aborda la visión y guía de un grupo orgánico y transformable por lo tanto, guardando así una conexión con el mundo espontaneo o gozoso de lo materno. Entre ambos la integración y/o danza de lo instintivo sagrado todo un sentido directriz para ordenar lo que se quiere crear: LA VIDA. 

Son ambos y cada uno, la creatividad y el fluir de las emociones ligadas al agua, que regulan las actividades humanas, en su forma orgánica y ordenada. 

Un ejemplo de un aspecto confrontativo entre ambos, es que el Emperador puede ser restrictivo hacia la Emperatriz, a quien tiende una red que frena su espontaneidad, convirtiéndose en un gobernante estéril, rígido por el exceso de normas. Nos puede alertar que si perdemos el contacto con nuestras pasiones la vida se vuelve fría y estéril. Generando una manifestación femenina de la emperatriz, como la victima pasiva con acciones sacrificadas y castrantes. 

Entonces ¿Quién es el Hierofante, tras el encuentro de miradas del emperador y emperatriz, del femenino y el masculino? 

El simboliza la voz intuitiva y ancestral que navega y teje a traves de ellos. Ese llamado profundo que definimos como la sabiduría divina, sin explicaciones y que enciende y acciona las decisiones más transcendentales, ya que pertenecen a la escucha sin preguntas del misterio. Es decir, de la creación. Él es el rezo que escuchamos para recordar que somos maestros ejecutores de un proceso al que pertenecemos por ADN y al mismo tiempo somos rendidos y devotos discípulos de cumplirlo de una forma u otra. 

Esta trinidad se puede interpretar entonces como la profunda y ancestral entrega a la que todos estamos destinados, tanto conscientes como inconscientemente, a experimentar para unificarnos en el viaje del alma. 

Su sentido más denso es la comprensión de que existe un llamado EGOISTA (denso) de caminar y materializar deseos muy profundos que nos pertenecen y no y son nuestro linaje tanto materno como paterno, y al mismo tiempo , somos el llamado DIVINO (sutil) de ejecutar una individualidad pura y sagrada, que manifestara un brillo único y necesario para el plan que llamamos vida o creación. 

 

Arq. Maria Angelina Perez B. 

Tarotista 

Proyecto: Arquitectura del Ser – “ El arte de Conocerte”. 

Facebook: Maria Angelina – Arquitectura del Ser. 

Citas online: +52 998 242 8934 / Citas presenciales: Zapopan, Jalisco, Mexico. 

Shalom°

 

Dejar un comentario

Agregar comentario