La sexualidad y nuestros ancestros 

SEXO AMOR Y CONSCIENCIA 

Este sistema, Respiración Ovárica, Alquimia Femenina es intenso y profundo. Intentare en pocas palabras entrar a un tema profundo: donde observamos, y como estamos estancados en ese momento, para comprender y crear el PRESENTE. El pasado que supones grabado en tu mente, está grabado realmente en tu cuerpo. Ustedes saben que muchas patologías que tenemos, no solo se originan desde un patógeno externo, como desde el clima o la mala alimentación, sino que viene como resultado de lo que ha pasado y como nosotros hemos significado eso que ha pasado en nosotros. Todo eso está grabado en nuestro cuerpo y nuestras células. Y no solo lo que nos ha pasado, sino lo que ha pasado a nuestros ancestros. Es así como heredamos historias y sensaciones. Como por ejemplo entender cómo es que tenemos miedos e impactos que están marcados, si no los hemos vivido. Esto me aleja tener una vivencia propia y autentica. Aunque creamos lo contrario. Nosotros no somos nosotros, somos lo que se espera, por país, por religión, y así. Y esto no está mal, solo que cuando crees que eres o somos solo eso, estamos desaprovechando la vida. Es así como el comienzo de la resignificación es comprender que cada miembro tiene su historia y vida, y nos toca tomar nuestra libertad de crear y responsabilizarnos de la propia. Requerimos crecer evolutivamente, y retornar al origen y a la base, y en este sistema la base es el Sexo, que esta dualizado en negación y aceptación, sin terminar se ser la fuerza vital poderosa de la creación, en su experimentación más sagrada y creadora en nuestra vida. 

Nos esta involucionando como estamos usando el sexo, desligado de los otros sexos. Por ejemplo: ahora el sexo no tiene nada que ver con el corazón, y no tiene que ver con la consciencia. Están lejanos, y esto porque es, porque en nuestro ancestros y en nuestro colectivo han pasado muchas cosas. Por ejemplo, en los países muy violentos, las personas se acorazan, por ley de supervivencia se cierra el corazón, nos insensibilizamos porque sería insoportable dejarnos atravesar por tanto dolor. Entonces no sentimos. Al cerrar el corazón el puente se rompe, entre el sexo y la consciencia, porque el corazón es el centro de este puente. Cuando este puente se rompe mi cabeza no tiene comunicación con el hacer. En las mujeres esta ruptura genera además otra desarmonía, porque el cerebro de la mujer es el útero y cuando se rompe el puente, somos no solo viscerales, sino poco claras y empáticas. Entonces se vuelve incoherente nuestra accionar, decimos una cosa, pensamos otra, sentimos otra, y accionamos otra. Esta energía crea una implosión dentro de nosotras, generándose un caos de relaciones sin sentido y sin evolución. 

Entonces donde hila esto con nuestros ancestros: tenemos en el cuerpo muchas creencias que condenan el amor y el sexo, por lo tanto no despierta la consciencia. Casi todos venimos de religiones donde el sexo no es celebrativo, y así es nuestra educación. Entonces la sexualidad ha sido censurada, por lo tanto la fuente de gozo no enciende. 

Resignificar nuestra sexualidad honrando a nuestros ancestros, es liberar la memoria de inconsciencia de como fuimos humanamente creados y lo divino y sagrado que esto trae consigo para poder suceder, y despertar la consciencia de una sexualidad creativa y gozosa. Llena de vida. 

Este tema es hermoso, ya que es recordar que el pene y la vagina tienen un montón de dones espirituales, literalmente tenemos la liberación entre las piernas, por así decirlo, que nos estamos perdiendo, condenando nuestra sexualidad, nuestro potencial creativo, colocando grilletes energéticos que nos atan al dolor, al miedo y a la vergüenza, porque no tenemos consciencia de estos dones. 

Nuestra sexualidad es un regalo. Porque tenemos esta inconciencia de la sexualidad, porque desde el corazón no se nos ha enseñado el merecimiento, porque desde nuestra concepción hay poco merecimiento. Tema que tocamos en artículos anteriores, cuando nombrábamos como nuestros padres en su vivencia finita, son inconscientes al concebirnos. 

Necesitamos volvernos a conectar a nuestro padre y madre infinito. 

La consciencia superior.

Sajeeva Hurtado.

Dejar un comentario

Agregar comentario