Carencia de Placer en la vida actual. Receta Pesto Placer y Paladar

Placer según el diccionario : Goce o disfrute físico o espiritual producido por la realización o la percepción de algo que gusta o se considera bueno. Diversión, entretenimiento. 

Consentimiento, beneplácito. De esta definición, rescato las últimas tres palabras en negrillas; el placer lo integras sólo si quieres, si le das tu consentimiento y lo atraes a voluntad, sino le das tu beneplácito (bien plácido), no llegará ni se quedará en ti, pasará de largo pues ha sido despreciado. 

Lee atentamente, hay un secreto de salud muy bien guardado que muchos profesionales y expertos en salud funcional, entre ellas la Dra.Christiane Northrup y Sara Gottfried ensalzan casi como el “eslabón perdido que emulsifica y homegeneiza todas nuestras experiencias de vida”. 

El Placer es un nutriente esencial que necesitas cada día para permanecer saludable, sí, léelo de nuevo y procura recordar cuándo fue la última vez que te sumergiste en puro placer. Claro, estás demasiado ocupada(o). O te han hecho creer la teoría que "si no duele, no funciona" cierto? A todos! . El problema es que eso está mal y es mortal. La frase sino duele no funciona (de origen inglés “no pain no gain”), simplemente lleva a más sufrimiento y puede ser la base de otras adicciones como fumar, alcoholismo, exceso de comida odejar de comer, para sacarse el dolor e e importar un pseudoplacer desde afuera. Los beneficios de expandir el placer son innumerables. Primero eso sí, tenemos que aprender qué ¨no es placer¨ - el placer no es consumir en exceso, ya sea comida, cigarrillos, alcohol, sexo, trabajo o cualquier divertimento externo, (esto es lo que usualmente se confunde por placer en nuestra cultura), para tapar los verdaderos sentimientos. Por lo mismo no damos espacio a las pequeñas cosas que nos dan profundo goce y nutrición, pero pasan desapercibidas, una caminata, un respirar profundo, una abrazo, un baño de tina, una comida lenta y sabrosa, el contacto a la clara mirada de un niño, la sonrisa a un extraño. 

El Placer hay que asemillarlo y cultivarlo puesto que hemos sido castrados de experimentarlo, muchas veces tenemos que darle “respiración artificial” para que vuelva a la vida durante nuestra existencia, regarlo de a poquito y en pequeños momentos para que cada vez su presencia sea mayor en nuestras vidas. 

Entonces requiere práctica, pero eso es sólo porque vivimos en una cultura que está muerta de hambre por Placer y adora y reverencia el dolor y el sufrimiento. Morbosidad extrema que los medios explotan en su propio beneficio. Haciéndonos sentir culpables por estar sanos, por ser abundante y vivir en el buen humor. Muchos incluso creen que el sufrimiento es santo. A casi todos nosotros nos han hecho creer que el sufrimiento y el martirio nos compran algo, que nos hacen una mejor persona. Nadie en este planeta se la pasa sin sufrimiento y dolor, eso es seguro, pero hacer de éstos una forma de vida - y enorgullecerse por ello - no ayuda sino que provoca más dolor y sufrimiento. Has trabajado en un lugar donde todos se quejan ? y cómo sin saberlo de pronto te ves atrapada(o) en la misma ola y patrón? 


Practica el Placer en las pequeñas y simples cosas de la vida, está a todo tu alrededor, en la naturaleza toda hay derroche de regocijo, en los cuerpos, en las relaciones, en los sueños, incluso en el aparente fracaso, si sabes tomar distancia, puesto que muchas veces éste nos retorna como una profunda e inequívoca señal de aprendizaje y transformación. 

Receta Pesto Placer y Paladar – Receta de El Observador 

El pesto es tradicionalmente elaborado con albahaca fresca, piñones y queso parmesano. Sin embargo, puede experimentarse con otras hierbas u hojas verdes, otro tipo de frutos secos y otras variedades de quesos. Aquí le ofrecemos la receta básica, pero puede crear variantes usando los tips que le presentamos más abajo. 

Ingredientes: 

3 tazas de hojas de albahaca 
2/3 tazas de piñones 
5 dientes de ajo 
2/3 tazas de queso parmesano, picado chico 
2/3 tazas de aceite de oliva 
¼ cta de sal 

Coloque todos los ingredientes, excepto el aceite, en una procesadora. Pulse 4 o 5 veces hasta que los mismos se procesen bien. Mientras está encendida ir agregando el aceite lentamente. Procesar hasta lograr la consistencia deseada. 

Transferir a un recipiente adecuado y refrigerar hasta el momento de servir. Se conserva en heladera por hasta 10 días. También se puede freezar en un recipiente hermético. 

Siguiendo la receta básica, experimenta con distintas hierbas, frutos secos, aceites y quesos. Utiliza las mismas proporciones que aparecen en la receta original y combina varios ingredientes para crear tu propia salsa. Para un pesto más nutritivo, utiliza hojas verdes mezcladas con tus hierbas favoritas. Como albahaca, perejil, cilantro, menta, salvia, estragón. 
Hojas verdes: kale, espinaca, rúcula. Nota: si se hace con kale, incorporar también una hierba como albahaca o perejil para mejores resultados. 


Quesos: parmesano, gruyere, cheddar. 
Frutos secos y semillas: piñones, nueces, castañas, almendras, pecans, semillas de calabaza o girasol. 
Aceites: de oliva extra virgen, de chía. 

A tu buena Salud!

Shaida Vera. 

Contacto www.vidaymeditacion.com /  viveymedita@gmail.com

 

 

Dejar un comentario

Agregar comentario