ALQUIMIA SEXUAL Parte III 

La eyaculación y nuestro útero, es un por el cual muchas mujeres vienen a visitarme y parejas a consultarme, es bien conocido en las ciencias alquímicas que una de las alquimias más transcendentes que tenemos los humanos es la alquimia sexual, como hemos venido desarrollando en artículos anteriores. Del elixir sagrado de la vida a la fuente de la vida. Mucho se habla de la sublimación del semen y de la contención seminal. 

Para muchos hombres esto suena terrible, y en algunos casos ellos quieren hacerlo pero sus compañeras no los acompañan. Es difícil concebir un encuentro sexual sin que haya un fin. 

La contención seminal es una forma de guardar y preservar la vida dentro del cuerpo y hacernos más vitales y despertar la consciencia a través de la sexualidad. Un camino espiritual más antiguo. 

Pero en la vida real, es difícil que la gente quiera aprender esto y muchas mujeres cuando llegan a la práctica de Respiración ovárica, Alquimia femenina entran en un espacio de conflicto, pues durante el proceso se dan cuenta que no quieren que su hombre eyacule, o que no se sienten bien después del orgasmo o que no se sienten completas. 

Como hemos explicado el hombre es emisor y la mujer receptora, todo lo que el hombre hace, dice, y hasta piensa mientras esta dentro de nosotros se convierte en nuestro ya que durante el acto sexual la energía fértil se activa y nuestra tierra ( útero) esta ávida de semilla y recibe y planta todo aquello que pasa por ella. 

Por eso es importante el tema de la castidad, y que el hombre comprenda su maravillosa y mágica naturaleza, la gran responsabilidad para con el para con su mujer y para el planeta que reposa entre sus piernas. El hombre al igual que la mujer en los ovarios, tiene en sus testículos la semilla de la vida, sin esa semilla la vida no podría acontecer en nosotras, pero nadie les enseño a valorar esta capacidad, nadie les enseño a nutrir la materia prima de sus semillas. 

Sin embargo esto es todo un tema a profundizar, ya que conocer este tema abre un proceso de autoconocimiento donde no se trata solo de contener, sino entregarnos alquimizar dentro y fuera del ser. Ya que el hecho de que alguien pueda contener su esencia no significa que sepa alquimizar, es necesario despertar el corazón. 

Si la energía seminal se queda solo en la zona genital y asciende hasta el área abdominal, pero el corazón se encuentra cerrado , entonces se convierte en poder personal y el poder personal cuando no está conectado al corazón, se convierte en ego. Así que es de primera índole más que aprender las destrezas de saber qué hacer con el pene, ser consciente, amar y reconocer el poder que tienen en él. Para nosotras aceptarlo y recibirlo dentro nuestro, será igualmente engrandecedor y amoroso. 

En lo profundo no se trata de tengan que dejar de eyacular, si esta práctica no les atrae, es simplemente, reconectar su corazón con sus genitales. Que realmente hagamos el amor, que realmente nos pasen la vida ( espermatozaoides) teniendo consciencia que cada vez que entran en nosotras energéticamente nos estamos preñando de vida, o en su defecto y lastimosamente preñándonos de mal humor y tensión. Está en nuestras manos y en las de ellos modificar la forma en que nos amamos, en que nos entregamos y recibimos al otro para crear dentro nuestro.

Sajeeva Hurtado. 

Dejar un comentario

Agregar comentario