ALQUIMIA SEXUAL - PARTE 2 

Te preguntaras cuando hablo de alquimia a que me refiero. La alquimia es el proceso con el cual se convierte una sustancia en otra, a través del fuego, así pues entonces podemos comprender fácilmente que la alquimia sexual es el proceso en que convertimos la materia en conciencia a través del uso del fuego sexual, es el proceso con el cual las personas derretimos nuestro cuerpo físico, estos ascienden al corazón derritiendo las corazas de estas y a través del fuego del amor logramos despertar la conciencia divina que late en todos nosotros. 

Químicamente es el proceso por el cual se convierte un metal en oro, y desde la antigüedad existieron muchas ramas de estudio de la alquimia, casi todas con una búsqueda más esotérica y trascendente que la simple simbología de los metales y el oro. 

Todo cuanto existe dentro o fuera de nosotros puede ser transformado y alquimizado con el uso del fuego, un alimento puede no ser comestible en su estado crudo, pero al aplicarle fuego y calor esto hace que se transforme en alimento para el cuerpo. 

Lo mismo pasa con nuestro ser, puede parecer que somos seres densos y llenos de egos y defectos pero con la meditación y el encender el fuego interno podemos difundir esos egos y convertirlos en virtudes, ya que tal y como en el alimento crudo los nutrientes y virtudes enriquecedoras de este yacían dentro de él y se activan a contacto con el fuego, dentro de nosotros existe toda la perfección del ser inherentemente y al contacto con el fuego y el movimiento se encienden y afloran. 

Cuando hablamos de alquimia sexual no estamos hablando solo del hecho de encender el fuego con otro y alquimizar nuestras energías juntos, este es un camino pero para ser un alquimista no se necesita una pareja, el cultivo de la energía sexual se puede hacer de forma unitaria y dual. 

Casi todas las sendas que trabajan con la alquimia sexual proponen de hecho el cultivo personal primero y después el cultivo dual. En el tantrismo es muy importante el camino solitario por un tiempo, puesto que si no hay corazón no hay alquimia  luego la pareja no debe unirse y comenzar el proceso alquímico a no ser que sus corazones estén dispuesto y no solo su impulso sexual. 

Es importante basada en esto advertir a las mujeres, para que no caigan en trampas publicitarias que hacen algunos “gurúes” en los cuales requieren penetrarte para poder iniciarte en la sexualidad sagrada, despertarte el kundalini y despertar tu conciencia, si bien si es el poder de la sexualidad el que puede darte todas estas herramientas , ese poder no reside entre las piernas de nadie más que entre las tuyas, este caballero podrá darte placer y hacer que la pases rico, tal vez satisfacerte ya que están entrenados para mantener erecciones por largo rato, esto te dará una sensación diferente, pero bajo ningún punto de vista esto quiere decir que te iluminaste porque el “gurú” te traspasó sus poderes, seguro te traspasó algunas cosillas, y ahora las vas a cargar dulcemente para él en tu útero, pero te aseguro que no fueron sus poderes lo que te entrego. Así que realmente las animo  a que recuerden donde está su fuego y a que contacten con la capacidad sexual que tenemos todos los seres vivos y aprendamos a usarla y cuidarla, pues es el fuego sagrado y este debe ser encendido y custodiado con amor, uno nunca ve los fuegos sagrados siendo alimentados con basura y residuos ¿verdad? Se alimentan con las mejores maneras y con una actitud ritualística, devocional y amorosa hacia ese fuego, bueno ese fuego somos nosotros, todos los seres humanos y la sexualidad de cada uno de nosotros. 

El cultivo unitario de la sexualidad, consiste en a través de nuestros órganos, chakras, y meridianos, tomar toda la energía que tenemos, y convertirla en más energía vital, y esa energía vital convertirla en luz y en más fuego, todo esto usando la energía sexual. Por ejemplo cuando sientes un calentón y sientes necesidad de encontrarte con otro pero ese no está o no existe en tu vida, no necesitas masturbarte y perder todo ese impulso vital que está atravesando, puedes meditar en él, tomarlo y proyectarlo a tus órganos, dándoles vida y fuerza que eso es tu energía sexual, o ponerlo a girar entre tus canales Ren Mai y Du Mai, o Ida y Pingala con el fin de equilibrar tu energía, puedes subir ese fuego al corazón y ayudarte de tu energía sexual para derretir las barreras de tu corazón y romper con la fragmentación, más adelante veremos extensamente algunos ejemplos de cómo alquimizar la energía sexual en pareja y en solitario. 

Es de vital importancia que todas las personas resignifiquemos la sexualidad y aprendamos a discernir las distintas formas de expresión y manifestación que tiene el fuego dentro de nosotros. A continuación estudiaremos desde la psicología Gestalt el ciclo de la experiencia a mi forma de ver es aquí donde está el mayor problema en las personas, para mi haber estudiado psicología Gestalt pero a la vez tener todo el conocimiento de la energía y la sexualidad me ayudó a comprender el por qué las personas estamos estancadas en el plano material y cada día estamos peor, porque las personas nos estamos retrasando en el proceso de iluminación y despertar, si no parece ser tan difícil, pero la desconexión entre , lo que pienso , lo que siento y lo que hago ha generado esto. 

Para mi estudiar Gestalt fue muy fácil fue igual que leer las escrituras tántricas, se habla de la percepción e interpretación del mundo a través de los sentidos, de que solo existe el aquí y el ahora, y lo que pasó en el pasado solo puede ser resuelto aquí y ahora, con los recursos que se tienen hoy, el tantra no piensa que pasó, piensa como hacer con lo que pasó, el tantra habla de cómo todas las impresiones que entran a nosotros nos modifican y penetran nuestra energía, la Gestalt habla de cómo todo también hace parte de nosotros, y de nuestro fondo, no porque no lo veamos no existe, está dentro de nosotros y de repente en algún momento emerge del fondo y se convierte en figura y se debe elaborar en el aquí y el ahora, para poder soltarlo que es lo mismo que dice el tantra, el no apego, la no mente, la no identificación, por eso en el tantrismo no existe el bien y el mal, existe el impulso y desde allí la acción coherente, la conciencia y la ejecución de la acción, y así mismo la satisfacción y el poder soltar y retirarse, entonces no apego ni sufrimiento. 

El sufrimiento en las personas sobre viene porque no estamos entrenados para sentir y traducir nuestras sensaciones, entonces la ejecución de nuestras acciones no es coherente por lo cual la sensación sigue existiendo y te sigue haciendo figura, hasta que la puedas traducir y completar. Mientras no la completas sigues haciendo tiros a ciegas de lo que crees, no de lo que sientes tu impulso vital te está llamando. 

Esto pasa en el sexo, sientes un flujo de calor entre las piernas, entonces crees, porque estas condicionado por lo que ya sabes y conoces que necesitas ir a hacer el amor, porque estas que ardes, vas te encuentras con tu pareja haces el amor, y por un rato pasa la sensación pero de nuevo en un rato vuelve, y piensas, ¡valla que soy ardiente! ¡Soy insaciable! Pero no es así, eres saciable, todos lo somos, es sólo que no has ejecutado la acción referente a ese fuego, tal vez esa energía sexual, estaba allí disponible para darle proyección a unas palabras que hace rato debes decir y que le pediste al universo que te ayudara a expresar, él te ayuda te manda la fuerza para la acción que requieres y como no te das tiempo para traducirla haces cualquier cosa, y tu verdadero tema sigue allí sin solución generándote frustración. 

Para mí darme cuenta de esto fue una gran revelación ya que era una persona muy impulsiva y explosiva, eso  hace también referencia a los tiempos; si no se utiliza el factor tiempo para poder observar y traducir vamos por el mundo tirando nuestra energía de todas las formas y agotando nuestra energía vital. Si nos damos el tiempo adecuado para observar, escuchar, sentir, traducir y luego si accionar, generalmente los resultados son mejores, no puedo garantizar que sean perfectos.

Sajeeva Hurtado.

Dejar un comentario

Agregar comentario