8  Principales causas de los antojos.

 

 

Puede ser que todo esté en nuestra cabeza? 

Al final y como siempre lo hemos sabido,  todo está en nuestras cabezas: varias áreas específicas de nuestro cerebro. Las áreas del cerebro responsables de la memoria y el placer sensorial son en parte responsables de mantener los antojos al rojo vivo.

Tres regiones del cerebro, el hipocampo, la ínsula y el caudado, parecen activarse durante los episodios de antojos de comida, según una nueva investigación del Monell Chemical Senses Center. Sus pruebas cerebrales sugieren que las áreas de memoria del cerebro (que son responsables de asociar un alimento específico con una recompensa) son en realidad más importantes para los antojos de alimentos.

Si bien pueden existir diversas causas para los antojos, de acuerdo a mi experiencia y conexión con la Nutrición Holística, estás 8 suelen ser las más vistas:

1. Deshidratación El cuerpo no envía el mensaje que estás sedienta hasta que estás al borde de la deshidratación. La deshidratación ocurre como una pequeña sensación de hambre, así que lo primero que debes hacer cuando tengas un extraño antojo es beber un vaso lleno de agua.

2. Estilo de vida Estar insatisfecho con una relación personal, tener una rutina de ejercicios inadecuada (mucho, muy poco o incorrecta), estar aburrida, estresada, en un trabajo poco inspirador o no tener una práctica espiritual; todo esto puede contribuir a comer de forma emocional. El acto de comer puede ser utilizado como un substituto del entretenimiento o para llenar un vacío.

3. Desequilibrio Yin/Yang Algunos alimentos poseen más cualidades yin (expansivas) mientras que otros poseen más cualidades yang (contractivas) Comer alimentos con características, bien sea en extremo yin o yang, pueden causar antojos con el fin de restablecer el equilibrio. Por ejemplo, seguir una dieta muy alta en azúcares (yin) puede causar ansias por comer carne (yang).

4. Aflora nuestro interior Con frecuencia, los antojos vienen de comidas que probamos recientemente, alimentos que comían nuestros ancestros o alimentos que comíamos durante nuestra infancia. Una manera inteligente de satisfacer estas ganas es comer una versión más saludable de estos alimentos de nuestros ancestros o de nuestra infancia.

5. La temporada Con frecuencia, nuestro cuerpo siente necesidad de ciertos alimentos para balancear los elementos de acuerdo a la estación. En la primavera, la gente siente ganas de comer alimentos que los desintoxiquen, como verduras o cítricos. En el verano, se nos antojan alimentos que refresquen como frutas, alimentos crudos y helado. En el otoño, buscamos alimentos que nos conecten más a la tierra como calabazas, cebollas y nueces. En el invierno, muchos desean comidas calientes y alimentos que produzcan calor como carne, aceites y grasas. Otros antojos, como carne de pavo, ponches de huevo o dulces, también pueden ser asociados con la temporada de fiestas.

6. Deficiencia de nutrientes Si el cuerpo está recibiendo una cantidad inadecuada de nutrientes, producirá antojos extraños. Por ejemplo: niveles inadecuados de minerales, producen antojos por comer sal. Una nutrición deficiente produce deseos por formas de energía no nutritivas como cafeína.

7. Hormonas Cuando las mujeres estamos en períodos de menstruación, embarazo o menopausia, en los que los niveles de testosterona y estrógeno fluctúan, podríamos desear alimentos poco usuales.

8. Involución Cuando las cosas marchan extremadamente bien, a veces puede ocurrir un síndrome de auto-sabotaje, durante el cual se pueden sentir antojos por alimentos que nos pongan fuera de equilibrio. Luego tendremos antojos de alimentos que nos devuelvan el equilibrio. Esto ocurre a menudo a partir de una baja azúcar en la sangre que puede resultar en cambios bruscos de ánimo.

9. Que no lo vea no significa que no está lejos de mi mente.  Las restricciones dietéticas no son un buen recurso  a la hora de evitar antojos. Por lo mismo es importante descubrir qué necesita nuestro cuerpo de acuerdo a nuestro trabajo, actividad física, lugar geográfico, etc.  Los antojos pueden rebotar con mayor fuerza después de un período de tiempo en restricción. Asi que OJO. Una dieta bien balanceada es el mejor recurso.

 

A nuestra Salud!

Shaida Vera Bilbao

Nutricionista Holística

www.vidaymeditacion.com

www.centroactivo.cl

Facebook  Nutrición Activa Salud

Y Vida en Equilibrio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Agregar comentario